Imprimir
06 de septiembre de 2008

La grave crisis en Junín sigue con denuncias penales

El personal municipal, además, inició paro por tiempo indeterminado

En medio de la crisis institucional desatada en Junín, que incluyó la la renuncia del presidente del Concejo Deliberante tras los graves incidentes registrados el pasado miércoles, cuando un grupo de personas agredió a ediles que se negaron a aprobar un aumento del 20% en las tasas, en las últimas horas se recalentó el clima político con diversas acusaciones, dos denuncias penales, un paro gremial por tiempo indeterminado y desmentidas sobre nuevas renuncias de autoridades del Concejo.

Como se ha informado, la suba de las tasas fue propuesta por el intendente Mario Meoni -ex radical K y uno de los referentes del flamante cobismo en la Provincia-, quien señaló que esa medida resultaba necesaria para conceder un aumento salarial al personal municipal. Por eso, empleados de la comuna se movilizaron ayer a la intendencia para insistir con su reclamo salarial y, ante un ofrecimiento de una mejora del 10%, resolvieron iniciar un paro que -aseguran- sólo levantarán ante una mejor propuesta.

En tanto, según informó a este diario el presidente del bloque de concejales del FpV-PJ, Gustavo Traverso, ayer se presentaron dos demandas penales: una ante la jueza Vanina Lisaso contra un primo del intendente por presunta "intimidación pública", en relación a las agresiones que se registraron el miércoles en el Concejo Deliberante; y la otra ante el fiscal Félix Arostegui contra el director de Inspección General de la comuna, Miguel Angel Chami, por presuntas "amenazas".

El edil acusó a Chami -junto al titular del gremio municipal, Osvaldo Rolla- de ser "uno de los instigadores de los violentos incidentes que sufrimos los ediles de la oposición" y afirmó que "la acusación contra Chami está probada con una filmación".

Por otra parte, una versión aseguraba que los vicepresidentes primero y segundo del Concejo, Andrés Rosa y María Teresa Lawler respectivamente, habían decidido renunciar a sus cargos, pero las dimisiones fueron negadas por el propio edil Rosa.

INCIDENTE Y RENUNCIA

Como informó el jueves este diario, un grupo de personas, presuntamente empleados municipales, arrojaron en la sesión del miércoles huevazos y piedras contra los ediles que rechazaban el proyecto de aumentar las tasas para financiar un incremento en los sueldos de los trabajadores. Y como derivación del episodio, el titular del Concejo, Adrián Feldman, renunció a su cargo aduciendo sentirse "avergonzado" por lo ocurrido. Luego, el intendente Meoni acusó al secretario general de la Presidencia de la Nación, Oscar Parrilli, y a los legisladores peronistas José María Díaz Bancalari y Julián Domínguez de orquestar una "venganza" en su contra por su apoyo al vicepresidente Julio Cobos.

El jefe comunal afirmó que esos dirigentes impulsaron la oposición de varios concejales al proyecto, lo que dio origen al conflicto.

Con respecto al mencionado proyecto, Meoni lo defendió asegurando que "sin el aumento en las tasas se nos hace muy complicado financiar una suba salarial que complemente el adicional de 100 pesos que dimos en abril pasado", al tiempo que consignó que no retirará el polémico proyecto y que avanzará en "recortes a otras partidas" para cumplir con la demanda del personal municipal.

OTRAS ACUSACIONES

En diálogo con este diario, el concejal Traverso -aliado de Meoni hasta el conflicto con el campo que generó el distanciamiento del intendente con la Casa Rosada- criticó a Meoni porque "dispuso un asueto para que los trabajadores municipales fueran al Concejo a hostigarnos, lo que terminó con las agresiones que sufrimos".

También dijo que "atribuye al gobierno nacional haber organizado un complot en su contra, cuando los problemas surgieron por una mala administración de Meoni, que determinó un desequilibrio financiero".

Y justificó el rechazo de la oposición al aumento de las tasas indicando que "la comuna tuvo una mejora del 27% en su recaudación por tasas y de un 45% por coparticipación provincial, más otro 5% por la reforma fiscal de la Provincia, que para Junín implican 4 millones de pesos. Entonces con esos recursos tranquilamente se podría financiar el incremento salarial".

Traverso afirmó también que "el presidente del Concejo renunció responsabilizando por lo ocurrido al secretario de Gobierno, Mauro Gorer, y al secretario general de Seguridad, Damián Itroiz".

"El Concejo ahora quedó acéfalo y por eso nos reuniremos los ediles el próximo lunes para ver si aceptamos la renuncia a Feldman y decidir, eventualmente, sobre su sucesor, que en principio debería ser el concejal Rosa por ser el vicepresidente primero del Cuerpo", concluyó.